Para ella las cosas clásicas tienen mayor importancia que la modernidad, no se niega al progreso pero entiende que muchas cosas que hoy vemos como eternas, tienen su fecha de vencimiento. Pero un día abrió el internet y se dio cuenta que podía contratar a un hombre para que le diera placer a su cuerpo y ahí le cambio la vida. La gordita inglesa lo primero que pensó fue en recibir una rica follada por el culo y no iba a escatimar en gastos para conseguirlo. Al fin y al cabo, de eso se trata el feminismo. Así que luego que puso la polla dura con una mamada, se la metió por detrás.

Detalles del vídeo

Duración: 09:00
Visualizaciones: 14.781 lecturas