Una casa grande que le saco a uno de sus maridos, se casó muchas veces y luego en los divorcios sacaba la mejor parte. Ahora tiene algunos lujos que mucha gente que ha trabajado toda su vida jamás soñaría con tener pero es el privilegio de una mujer. Lo mejor es que luego de tomar un baño en su piscina y lucir el buen cuerpo que tiene, la rellenita rubia entra a casa para estar degustando una larga polla de un chaval que es su amante. Es más joven que ella como era de esperarse y además sabe cómo hacer gozar su coño solo a cambio de video juegos.

Detalles del vídeo

Duración: 07:00
Visualizaciones: 2.289 lecturas