Un mes fuera y por fin regresa. En el avión, no podía dejar de pensar en su chica, ella debería estar tan ansiosa como él. Espera que este en casa porque ya le había dicho que llegaba y no quería esperar más a verla luego de llegar a su casa. Y así mismo fue que paso, pero además la rellenita rubia tenía muchas y en el acto, se puso a cuatro patas sobre una silla para que su macho le metiera la polla hasta el fondo del coño. Ella tenía muchas ganas de formar y este tío tuvo que llegar y sin saludar, darle una buena follada a la culona para que estuviera satisfecha.

Detalles del vídeo

Duración: 33:44
Visualizaciones: 4.289 lecturas