Luego que su marido se va, ella se arregla y se pone la ropa que sabe que le queda mejor, lo demás es que haya buen olor en la casa y que la sala este bien despejada, ahí pasara todo lo que tiene que pasar. Es cuando llega su amante y la rellenita lo recibe manoseando su polla, luego le hace una mamada para ponérsela dura y termina por quietarse la ropa. Eso hace que él se emocione un poco más y luego que tiene las piernas abiertas y con su coño expuesto, recibe la buena follada que quiere. Un polvazo se manda a cada rato con este mientras esta sola.

Detalles del vídeo

Duración: 21:39
Visualizaciones: 1.326 lecturas