Su marido es un hombre que trabaja doce horas al día, tiene que hacer horas extras en la construcción y luego salir corriendo a un restaurante de comida rápida para ganar un poco más de dinero. Todo eso para pagar todos los gastos de su mujer y que ella no tenga que trabajar. Porque la rellenita rubia es una esposa muy agradecida, apenas ve que él entra por la puerta se quita la ropa y deja que le manosee su culo gordo. Luego está un rato sobre él montando su polla negra, lo deja sentir su coño hasta que puede correrse y eso le da fuerza para seguir luchando.

Detalles del vídeo

Duración: 15:32
Visualizaciones: 9.229 lecturas