Presunmir de casa siempre le fue bien con las zorras, y esta no iba a ser menos. Se la llevó a su bonita casa una noche de fiesta en la que la conoció. Esta muchacha no estaba mal, algo gorda o rellenita, pero a él le iban bien las mujeres con curvas. Allí en su barra bar particular se tomaron unas copas y la zorra se desnudó hasta quedarse en pelotas.
Ni tan siquiera se molestaron en cambiar de lugar, ese sitio no parecía tan malo para tener algo de sexo con esa guarra gordita.

Detalles del vídeo

Duración: 23:10
Visualizaciones: 9.987 vistas