Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío y este chico negro nunca ha olvidado que el que hoy es su mejor amigo le robó a su primera novia cuando eran jóvenes. Después de unos meses en los que ha ido acercándose peligrosamente a la madre de su colega, hoy se ha presentado en su casa con una bolsa repleta de braguitas para gordas que ha regalado a la mujer. Después de probárselas una a una, ha llegado el momento de mostrarle su agradecimiento.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 20.284 vistas