Aquella obesa me esperaba en la cama mientras se tocaba el coño, estaba más caliente incluso que yo. Me puse a su lado y comencé a desnudarla, tenía la polla que me iba a explotar. Siempre me ha gustado follar con mujeres gordas, son sin duda las más pasionales y las más calientes de todas, y cuando acabes de ver este vídeo porno entenderás porqué.

Primero me hizo una mamada y después empecé a penetrarla. La zorra estaba muy mojada, y a mi me volvían loco sus michelines. La guarra se trabaja mi polla con su vagina sin ningún esfuerzo, y a medida que follábamos yo sentía que me faltaba poco para correrme. Así que tuve que sacar mi rabo varias veces para evitar correrme tan pronto, aunque ella aprovechaba para volvérmela a chupar.

Después aproveché y le follé el culo, no tenía claro si le iba a gustar o no el sexo anal, pero si que sabía que a casi todas las gordas les gusta que se las follen por detrás.

Al final no pude aguantar y acabé eyaculando en su cara mientras ella abría la boca para tragárselo todo.

Detalles del vídeo

Duración: 24:09
Visualizaciones: 62.830 vistas