A todos le pareció extraño y se opusieron, decían que una pareja debía tener cierta armonía para verse bien. Aunque en el fondo todo se basaba en un prejuicio moral que dice que las razas no se deben mesclar. Aunque es más antiguo que muchas cosas que conocemos o hacemos hoy en día, es igual de obsoleto. Porque esta gorda sabe que si la polla negra de su macho la hace tener orgasmos, lo demás no importa siempre que sean de la misma especie. Así que ella pasa sus días dándole placer a su gordo coño con las folladas que le da su hombre.

Detalles del vídeo

Duración: 14:39
Visualizaciones: 11.235 lecturas