No es fácil tener que estar todo el día en el mercado vendiendo verduras y luego llegar a casa para también hacer las reparaciones, su marido no puede trabajar porque es muy duro para él y tiene que estar siempre con sus compadres en la tasca, entonces es ella quien debe hacerse cargo de todas las cosas. Pero por suerte, la mexicana gorda tiene al plomero, que además de comprensión y también reparar las filtraciones de agua, también complace el coño de la madura. Ella sabe que tiene suerte porque no tiene que pagarle para que lo haga, y tiene una polla grande también.

Detalles del vídeo

Duración: 08:27
Visualizaciones: 1.429 lecturas