Para ella engordar no es un problema, el problema es mantener su peso ya que necesita muchos kilos de comida al día para que no empiece a bajar de peso y perder su encanto. Pero el esfuerzo vale porque para una obesa de 300 kilos ninguna polla es demasiado grande. Y es exactamente lo que más le gusta de ser enorme, que cualquier verga por muy enorme que se meta en el coño no le dolerá. Solo le dará mucho placer y la hará tener muchos orgasmos. Aunque metiéndosela en la boca es otra cosa, ahí puede ahogarse pero igual lo intenta siempre.

Detalles del vídeo

Duración: 12:28
Visualizaciones: 10.876 lecturas