Llevar una vida funcional en parte se trata de poder hacer las cosas que los demás hacen sin mucho problema. Eso nos permite integrarnos como individuos a la sociedad y no estorbar al menos si no vamos a aportar. Pero esta jovencita gorda no entiende nada y todo le parece mierda, ella lo único que quiere es estar todo el día follando y recibiendo palmadas en el culo gordo que tiene. Prefiere ponerse a cuatro patas para que no tengan que hablar con ella, que solo le metan la polla en el coño y lo demás no importa. Como si fuera una perra en celo esperando una verga dura.

Detalles del vídeo

Duración: 12:09
Visualizaciones: 9.128 lecturas