Las osadías de las personas no tienen límites, parece que la selección natural no deja de trabajar y siempre busca la forma de sacar de la ecuación a esos humanos que hacen cosas que van en contra la vida. Pero no siempre tiene éxito, porque esta obesa de 200 kilos está sentada en la cara de un chaval y este sobrevive intacto. Parece que luego de probar ese coño tan gordo, pudo tener algo de respiro y eso le dio fuerza para que luego se le pusiera la polla dura y darle una follada. Que obviamente, era lo que buscaba la guarra cuando se sentó sobre su rostro de esa forma peligrosa.

Detalles del vídeo

Duración: 05:06
Visualizaciones: 2.924 lecturas