Anda que no me ha costado encajar el barrigón de esta vieja en la captura del vídeo, pero finalmente he conseguido captar su inmenso cuerpo para que os hagáis una idea de la mole de carne que vais a ver en acción. El intercambio de lenguas inicial ha sido tan repugnante como excitante y no se podría decir que el jovencito tenía más hambre que la abuela, ambos estaban deseando comerse el uno al otro y así lo han hecho, dentro vídeo amigos…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 9.961 lecturas