No hay que hacer escándalo por 200 kilos, no haces filas en el supermercado y no tienes que trabajar. Así que tienes mucho tiempo libre para darle placer a tu cuerpo, pero a diferencia de lo que se piensa, es el sexo el más que satisface los deseos carnales. La comida solo es una necesidad. Así que esta obesa rubia pasa mucho de su tiempo echando folladas al estilo perrito. Aunque tiene obesidad mórbida, no está limitada a follar boca arriba, también puede ponerse en cuatro patas para sentir como penetran su coño como todas las mujeres. Ella y sus tetas gigantes son pura lujuria.

Detalles del vídeo

Duración: 27:15
Visualizaciones: 15.588 lecturas