Nadie cree que tiene 20 años, sobre todo porque en ese tiempo es casi imposible comer tanta comida para ganar ese peso. Los peleadores de sumo deberían pedirle asesoría, a ver si evoluciona un poco ese deporte. Lo cierto es que la obesa rubia esta enganchada con un viejo, tiene un amante maduro que complace sus deseos sexuales en el sofá de su casa. A la jovencita le hace feliz que el tío este enamorado de sus tetas enormes que no tenga problema de estar todos los días follando con ella. Su coño agradece tener una polla lista para penetrarla.

Detalles del vídeo

Duración: 06:00
Visualizaciones: 18.964 lecturas