La excusa del ruido siempre le ha funcionado, parece absurdo usarla porque al lado solo viven una pareja de viejos que cuando mucho prenden el televisor. Pero la obesa rubia tiene algo que hace que le provoquen los viejos y siempre va donde el vecino casado para le dé una follada. No es problema para ella que tenga la polla pequeña siempre que se la meta en el coño. El pobre señor no tiene oportunidad con la jovencita porque con un coño tan grande como el que tiene la gorda, es algo que ni en un circo puedes ver.

Detalles del vídeo

Duración: 06:00
Visualizaciones: 7.579 lecturas