Sale del trabajo y lo único que piensa es en llegar a su casa para ver su mujer, ella es el amor de su vida y todo lo que hace, es por ella y para ella. Pero parece que sus sentimientos no exclusivos, ella también siente lo mismo y parece que son una pareja feliz. Sobre todo porque la obesa pelirroja adora estar montando la polla de su marido en la cocina porque siempre tiene el coño muy caliente y necesita una polla para meterse dentro. Aunque también folla con el vecino y otros amantes, nadie puede negar que ame a su esposo aunque ella sea infiel.

Detalles del vídeo

Duración: 18:58
Visualizaciones: 4.416 lecturas