Ciertamente la calentura y la necesidad de sentir placer no siempre van de la mano, de alguna forma es muy extraño que algo malo llegue a pasar cuando dos personas tiene sexo, pero en este caso la obesa esta peligrosamente sentada en la cara de un hombre para que le dé una lamida de coño. Nada de otro mundo a no ser porque pesa más de 100 kilos y de estarse asfixiando ese pobre tío, no daría tiempo de avisarle para que se quite. Como sea se ha comido ese coño enorme y se dio mucho gusto con la mamada de polla, así que valió el riesgo.

Detalles del vídeo

Duración: 08:21
Visualizaciones: 6.820 lecturas