Siempre es algo diferente pero todo termina de la misma forma. Parece que el mismo truco no se le gasta jamás a la mujer y claro que ella no va a dejar de usarlo mientras funcione. La obesa madurita siempre busca a su vecino para que levante algo pesado o le abra un frasco. Pero resulta que la vecina siempre quiere hacerle una mamada de polla al tío y siempre la consigue. Después de mostrar sus tetas gordas claro que el tío cae en la trampa y termina dándole una follada a su coño con muchas ganas. Todo se repite cada día y así ha sido por mucho tiempo.

Detalles del vídeo

Duración: 09:27
Visualizaciones: 9.648 lecturas