Su marido por fin logro conseguir ese contrato que tanto buscaba y ahora, luego de pagar muchos sobornos y agregas los sobre precios, podrá ganarse algunos billetes sacados de los bolsillos de los impuestos y con eso ha comprado una gran casa con jardín. Y la obesa latina no quiere desaprovechar la suerte que ha tenido y la quiere estrenar montando la polla del vecino en el jardín de su nuevo hogar. Ahí mismo como una zorra millonaria del primer mundo que sería lo mismo que clase media en el primero, ella la da gusto a su coño con la polla de un hombre que no es su esposo.

Detalles del vídeo

Duración: 04:19
Visualizaciones: 3.464 lecturas