La cerda se puso cachonda al pillar a su hermano masturbándose. Pero él quería simplemente terminar su paja sin intromisiones. Eso si, la gorda no estaba dispuesta a dejarle escapar. Pensó que si estaba pajeándose sin duda estaría caliente y podría ser una buena oportunidad para follárselo. La tía era mórbida pero no era tonta, consiguió justo lo que quería. Se llevó a su hermano a la cama y con esas dos enormes tetas que tenía lo hipnotizó. Ella se desnudó y el tío comenzó a comerle su gordo coño, que tenía sorprendentemente rosado y mojado, listo para follárselo.

Detalles del vídeo

Duración: 07:17
Visualizaciones: 9.486 vistas