Un día empezó a comer y ya luego no paro jamás. Pero parece que de repente ya se podía comer res completa, ahora es una obesa gigante que necesita muchas horas para poder lavar todo su cuerpo. Aunque eso no le preocupa para nada porque tiene marido que la ama como es, de hecho, la incentiva a seguir engordando. Así que la rubia gorda lo compensa con mamadas de polla y pajas cubanas. Luego se monta sobre él con sus 300 kilos y esta mucho rato montándolo. Algo que pocas mujeres pueden hacer por él y por eso el tío está muy feliz con el coño tamaño familiar de su mujer.

Detalles del vídeo

Duración: 26:27
Visualizaciones: 7.868 lecturas