Había una plaza para un trabajo sencillo, cuidar a un chaval que parece un poco mimado porque su madre no acepta dejarlo solo aunque ya está un poco grande. Pero la obesa gigante sabe que es dinero fácil y no iba a dejar pasar la oportunidad de hacerse con unos billetes estando cómoda todo el día en la casa. También iba a aprovechar de usar al chico para su propio placer sexual. Abierta de piernas pone al jovencito a que manosee su coño y luego que está bien caliente, lo hace sacar su polla para darle una follada. Todo un genio la gorda tetona.

Detalles del vídeo

Duración: 06:01
Visualizaciones: 9.865 lecturas