Las mujeres guapas pueden pedir lo que quieren, pero eso hace también que no aprecien nada, porque todo lo consiguen muy fácilmente y luego que lo tienen, ya resulta que no lo quieren. Pero esta obesa fea ve la vida de otra forma. Ella tuvo que desarrollar habilidades sexuales para que los hombres se fijaran en ella y ahora es una zorra madurita que le gusta más follar que respirar. Porque si no tiene una polla en el coño dándole placer, la mujer prefiere morir. La vida no tendría sentido para ella si no la están follando todos los días como a ella le gusta.

Detalles del vídeo

Duración: 08:01
Visualizaciones: 9.450 lecturas