En su casa nadie hace comida, pero ella come bastante bien. Siglos atrás quedaron esos días donde una mujer sola, debía ser una gran cocinera para que las personas la fueran a visitar y no estar sola. Ella compra comida que le llega a su casa y su sobrino siempre la visita. Tal vez lo hace porque la quiere mucho o simplemente porque la obesa siempre se come su polla con muchas ganas. Dirán lo que quieran, pero una mamada de vieja con sobre peso, está en otro nivel. Además lo deja meter su polla dentro de su coño y se puede correr dentro porque ya ella no sale preñada.

Detalles del vídeo

Duración: 06:02
Visualizaciones: 7.466 lecturas