Luego de muchos años de pensar que el amor era lo más importante de la vida, decide dar el salto a los placeres carnales y decide que debe terminar con su matrimonio; ya que su nueva filosofía de vida choca con ser una mujer casada. Ahora es una obesa divorciada y está viendo la vida que se había estado perdiendo mientras está montando la polla de su vecino. Este parece estar sorprendido de mucho que grita ella, es que hace mucho que no se metía una verga que no fuese la su esposo y parece que la idea de hacerlo alguien que acaba de conocer le excita mucho.

Detalles del vídeo

Duración: 06:15
Visualizaciones: 6.052 lecturas