La morena no puede dormir mucho, siempre el hambre la despierta porque como los bebes, ella debe comer cada tres horas para mantenerse obesa. Así es como le gusta estar y no va a dejar que nada cambie su forma de pensar. Pero también le gusta mucho follar y como su marido duerme un poco más, ella lo despierta con una mamada de polla. Luego que la tiene dura sabe que él se levantara a follarse su coño en todas las posiciones que ella desee. Que, básicamente son de misionero y de perrito porque las otras no las puede hacer por su peso.

Detalles del vídeo

Duración: 14:39
Visualizaciones: 10.915 lecturas