Todas sus hermanas y amigas son delgadas. En las reuniones de compañeras, todas ordenan ensaladas y viven deprimidas y solteras. Ella, por el contrario, pesa 200 kilos. Tiene marido desde que recuerda y vive todos los días del año cabalgando la polla de su macho. La rubia obesa es una mujer feliz, porque parece que a los hombres les gusta el enorme culo y las inmensas tetas que tiene. Así que lo que menos le hace falta es un candidato para follarse su coño. Ella tiene de sobra y si su marido está cansado, una fila de amantes está listo para complacer su raja.

Detalles del vídeo

Duración: 13:44
Visualizaciones: 12.650 lecturas