No veas como chillaba esta obesa mientras me la follaba, era una auténtica cerda. Me gustaba todo de ella, desde su descomunal culazo hasta sus enormes tetas. Ella comenzó a chuparme la polla y consiguió ponérmela más dura que el cemento, desde luego sabía como hacer una buena mamada.

Yo solo pensaba como sería follarse a una mujer tan obesa, pero lo descubrí rápidamente. La tumbé y ella se abrió de piernas con una agilidad que ni por asomo sospechaba. Fue entonces cuando entré dentro de ella y comencé a penetrarla.

La guarra disfrutaba y gemía como si fuera la primera vez que se la follaban, tal vez hacía mucho que no tenía sexo, y con mi polla se volvió loca. Al acabar me corrí en su cara y la dejé literalmente chorreando semen después del facial que le hice.

Detalles del vídeo

Duración: 22:08
Visualizaciones: 28.031 vistas