Un día despertó sabiendo que no necesitaba más nada en la vida porque es rubia, lo demás llegaba solo. Así había sido siempre para ella y no tenía que hacer nada para que pasara porque la genética la había premiado. Así que empezó a comer todo lo que quería y fue como termino obesa y barrigona. Pero tenía razón, porque igual se la pasa follando con su amante. Su coño tiene una polla metida hasta el fondo todos los días y parece que su marido lo sabe, solo que esta temeroso de decirle algo para que ella no lo abandone y perderse disfrutar de ese cuerpo.

Detalles del vídeo

Duración: 08:28
Visualizaciones: 11.173 lecturas