Cuando el médico le dijo que tenía que adelgazar mucho para poder ser feliz ella soltó una carcajada, ya que había ido a esa consulta por presión de su familia que insiste en que ella baje de peso para que haga feliz a su esposo y no termine soltera. Pero ellos no tienen idea que la obesa barrigona, además de tener un marido feliz, también tiene un amante con quien goza folladas dos veces a la semana. Se pone a cuatro patas después de hacerle una mamada y así se la mete hasta el fondo del coño. Ella adora su polla dentro de la raja y también que se la meta en la boca.

Detalles del vídeo

Duración: 06:00
Visualizaciones: 10.306 lecturas