Pasear por las calles de su ciudad como un turista cualquiera es una táctica que nunca le ha fallado. Pero cuando cualquier persona la aborda, rápidamente se da cuenta que ella es una mujer local que lo único que busca es follar como una golfa callejera. Con la diferencia del dinero, ya que ella no cobra nada por hacerlo. La obesa alemana lleva hombres a su casa para mostrarle como abre las piernas y el enorme culo que tiene. Luego de eso ya puede chuparle la polla a su víctima y luego hacer que se folle su coño con muchas ganas. Eso todos los días.

Detalles del vídeo

Duración: 12:57
Visualizaciones: 18.937 lecturas