Llegar a los 50 años para ella no fue ningún problema. Porque aunque empezó a subir de peso de forma desproporcionada y sin control, aún mantenía eso que hace que siempre los hombres quieran estar con ella. Realmente la alemana obesa no tiene idea que pueda ser pero seguramente es que tiene un coño insaciable y listo para follar siempre. También el hecho de que cualquiera que saque su polla para que ella le dé una mamada, siempre la va a recibir. Las tetas gigantes también deben influir en todo eso. Pero ella no se preocupa por saber, lo único que hace es disfrutar.

Detalles del vídeo

Duración: 07:00
Visualizaciones: 16.155 lecturas