Muchos tíos se creen que cuando van de putas pueden hacer todo lo que quieran con las chicas de compañía por el simple hecho de que pagan por follar con ellas pero no es así porque no todas se dejan hacer de todo. Hoy este cliente se ha encontrado con una prostituta que no se deja dar por el culo bajo ningún concepto por más pesado que se ha puesto. Tendrá que probar con otra otro día si quiere saber qué se siente al practicar sexo anal.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 43.957 vistas