Esta mujer negra, bastante más gorda de lo habitual en una tía, estaba cansada de sexo a medias. Quería a un buen negro, corpulento y de buena polla que le metiera caña un fin de semana. Así pues, dejó a su marido para decirle que se iba de viaje de trabajo. Obviamente donde se iba era a pasar un fin de semana interminable de sexo duro con su amante musculitos.
Y es que puede ser gorda, pero no por ello deja de tener deseo sexual. De hecho es probable que tenga más deseo que otras chicas, ya que las gorditas son muchísimo más calientes que las delgadas.
Y aunque esta mujer tetona tenga algo de sobrepeso, cuando está follando se mueve igual que una bailarina de ballet.

Detalles del vídeo

Duración: 26:59
Visualizaciones: 50.488 lecturas