Su marido se levanta de madrugada a trabajar para que a ella no le falte nada. Comida en la ropa y mucha ropa en su closet, además llega muy cansado todos los días. Por eso la negra con tetas gordas sabe que lo menso que puede hacer por él es respetarlo y no dejar que otro hombre se folle su coño, pero nadie dijo nada de estar haciéndole una paja a nadie más. Las mamadas no cuentan como follar así que no es una infidelidad. Por eso tiene una amante que tiene una polla grande con la que ella juega un rato todos los días y deja que se corra sobre sus tetazas.

Detalles del vídeo

Duración: 13:55
Visualizaciones: 5.464 lecturas