Aunque mi mujer llevaba un tiempo queriendo operarse las tetas, lo cierto es que yo siempre me había negado porque me parecía que era correr un riesgo innecesario. Ahora que he visto los resultados, ojala le hubiera dejado hacerlo antes porque estoy disfrutando cada polvo con ella como si estuviera follando con una mujer distinta. Se ha puesto una talla de tetas tan grande que ahora incluso me cuesta abrazarla en la cama.


Detalles del vídeo

Visualizaciones: 7.341 vistas