Había oído hablar de las viejas folladoras, pero lo que me pasó con esta cerda fue algo increíble. Después de conocerla en la calle me la conseguí llevar a casa. Pero nada más llegar fue ella la que me desnudó, fue ella la que llevó la iniciativa en todo momento. Incluso cuando fuimos a follar era ella la que agarraba mi polla para metérsela dentro. Joder, lo pienso y se me vuelve a poner dura la polla. Además, estaba gorda como a mi me gusta, con dos tetas bien grandes y blandas que se movían mientras follábamos.

Detalles del vídeo

Duración: 23:07
Visualizaciones: 3.621 vistas