Esa es mi obsesión, el porno anal con gordas. Es ver a esas culonas y ponerme bastante cachondo. Cuando veo a una de esas mujeres con carne y unos kilos de más solo pienso en follármelas por el culo mientras se lo agarro con fuerza y lo muevo hacia mi. Desde siempre me han gustado las gorditas o las chicas rellenitas, pero últimamente las prefiero algo más gordas. La última que me follé era una obesa mórbida brutal, uno de los mejores polvos de mi vida.
Lo bueno que tiene esta gordita es que es mi vecina, así que puedo follármela cuando quiera. La muy zorra está casada, pero eso nos da igual… su marido viaja mucho y además no sabe follársela como lo hace un hombre. Lo segundo mejor que tiene es que me deja follármela por culo, y eso es un plus bastante importante. Ya la tengo bien acostumbrada, cuando baja a mi casa para follar ya sabe que debe tener el culo bien aseado para que mi polla entre dentro. No veas como me pone el anal con esta putita, es de lo que más me gusta.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 41.203 vistas