Esto si que es un buen masaje. Ella es una jovencita primeriza en todo esto, pero su jefe le dijo que el cliente debía estar contento… y desde luego acabó con una sonrisa. La muchacha, a pesar de ser una joven obesa sabe sacar partido muy bien a su cuerpo. Empezó el masaje como tantos otros, pero poco a poco se fue quitando la ropa. Sabía que tenía dos buenas razones para dar ese mismo masaje sin manos… y esas razones no eran otras que sus dos enormes tetas. Se echó sobre la espalda del chico y él pudo notar el cuerpo desnudo de aquella chica, sus tetas, sus pezones, su barriga grasienta… era cuestión de minutos que se diera la vuelta y se la follara.

Detalles del vídeo

Duración: 06:01
Visualizaciones: 11.609 vistas