Esta dulce y viciosa madre es la típica que suele guardar en deseo lo mucho que le atraen los chicos jóvenes. Pero ya eran demasiado años, lo que ella de verdad quería era probar la polla de algún jovencito y que fuera solo para ella. La vieja estaba casada, pero ese no era problema. De hecho uno de sus hijos tenía la edad del primer chico que la penetró aquél día.

Pero su fantasía fue aun mucho más lejos, ya que no solo tuvo sexo con un joven, sino que fueron dos los muchachos con los que lo hizo. Solo hay que ver la cara de felicidad de aquella ancianita al ver que por fin se cumplía su más antigua y morbosa fantasía sexual.

Detalles del vídeo

Duración: 25:46
Visualizaciones: 18.383 vistas