Un tío toca a su puerta un domingo en la mañana y aunque no es la hora apropiada para ir a ofrecer algo a una casa, este hombre por fin ve alguien que le abre la puerta. No sabía que hacer ya que eso nunca pasa, así que luego de dar su mensaje de salvación para unos pocos en los cuales no está incluido, la madurita pervertida termina follando con el testigo de jehová. El hombre parece que ha descubierto su verdadera labor en el mundo. Luego que la zorra le manosea la polla y hace que se corra, ahora quiere ir todos los días a probar el coño de la gorda porque es lo único que tiene sentido en su religión.

Detalles del vídeo

Duración: 07:00
Visualizaciones: 6.466 lecturas