Su marido sale a trabajar para tener dinero y que a ella nunca le falte nada. Ella se siente muy afortunada por tener la ventaja de no tener que trabajar para tener todos los lujos y comodidades que tiene en su vida. Pero además de eso, también puede disfrutar de otras cosas. Ya que la madurita siempre está haciendo una paja con sus tetas gordas a un chaval que le gusta ponerle la polla en la boca. Ella no piensa en eso de la moral y la fidelidad porque la vida es muy corta para estar pensando en otras personas que no sea ella y su coño. Es una zorra que le gusta follar.

Detalles del vídeo

Duración: 11:45
Visualizaciones: 2.156 lecturas