Cuando era joven se hizo los tatuajes, ella se la pasaba con un grupo de chicos que se suponía iban a formar una banda de rock. Era otra época y así era la juventud, pero ella rápido se dio cuenta que algún día tenía que comer y no pudo volver a casa de sus padres. Así que se buscó un marido que la alimentara. Pero tuvo suerte porque el tío esta enviciado del coño de su madurita. La gorda sale a pasear en la mañana y luego vuelve a la casa para chuparle la polla a su macho. Luego se acuesta en el sofá para que folle su coño y abre las piernas para que le entre completa.

Detalles del vídeo

Duración: 09:50
Visualizaciones: 5.530 lecturas