Acudió con su marido a un famoso sexshop, pero no se imaginaron que el dueño cerraría para follársela por el culo en el mismo suelo de la tienda. El matrimonio solía acudir frecuentemente, eran una pareja muy morbosa y disfrutaban solo con ver todos los juguetes sexuales que allí se encontraban. Pero pronto le propusieron algo bastante impropio al dueño, el cual no se lo pensó dos veces. Primero fueron a la trastienda donde la madurita se desnudó mostrando sus enormes tetas, el tío tenía claro que se la iba a follar, pero como a una cerda. Cerró y se fueron directamente al suelo, tenía claro que iba a romperle ese enorme culo de guarra que tenía, por lo que agarró su verga y la penetró analmente. La gorda gemía y disfrutaba sintiendo aquel rabo moviéndose dentro de su culazo, mientras tanto su marido lo grababa todo.

Al final el dueño del negocio acabó corriéndose en la boca de la obesa mientras su esposo aun seguía grabando, es lo que podríamos llamar un cornudo feliz.

Detalles del vídeo

Duración: 13:47
Visualizaciones: 101.939 vistas