Delante de varios hombres y sin ningún pudor ni complejo por su evidente obesidad la mujer se fue desnudando lentamente. Primero mostró sus dos enormes tetas, y después empezó a chupar pollas. Era buena haciendo mamadas y quería demostrarlo en directo, mientras un tío lo grababa todo ella se lo montaba con el resto. Se abrió el coño para enseñarlo a todos, tenía un buen chocho. Uno de los presentes no pudo aguantar más y le dijo que se iba con ella al sofá para follársela, desde luego la madura no dijo nada, solo sonrió. Se puso de lado y comenzó a taladrar su coño hasta que la sacó y se la metió en el culo. Esa zorra estaba encantada, le gustaba tener a tantos hombres calientes solo por verla desnuda. Eso de excitar a los hombres le ponía cachonda, y sus amigas siguen insistiendo en que pierda peso, ni de coña.

Detalles del vídeo

Duración: 08:20
Visualizaciones: 66.399 vistas