La vieja se divorció y le dijo a su marido que no quería verlo jamás por su casa, que los cheques los enviara con el abogado y que ahora ella viviría su vida a su antojo. Dejarle su juventud y sus mejores años le dejo mucho, pero ya se está recuperando porque siempre tiene un tío metido en casa con ganas de follarla. Obviamente es porque ella pone de su parte, siempre la gorda está masturbando su coño y eso pone a los hombres calientes, ya con la polla dura y en la boca de la mujer, todo lo que queda es darle una follada a su coño para terminar de chorrear el semen.

Detalles del vídeo

Duración: 08:03
Visualizaciones: 5.450 lecturas