Hacer lo que ella dice no es suficiente, necesita sentir esa sensación de poder que da controlar cada ámbito de su vida y la de las personas a quienes les paga un salario. No paga por un trabajo, paga por control y es la diferencia entre un hombre poderoso y una mujer poderosa. Pero como siempre, esta tiene un empleado que es su favorito, y lo es porque este sabe bien como complacer cada capricho que puede tener la madura con tetas gordas. Por eso ella pasa muchas horas al día montando su polla y parece que su coño siente mucho placer al hacerlo. Es el mundo real. ¡Despierta!

Detalles del vídeo

Duración: 10:52
Visualizaciones: 1.640 lecturas