Ciertamente tienen limitaciones, no pueden subir al transporte público y tampoco pueden subir ambas al mismo coche porque este no podrá moverse. Entre las dos superan el límite de peso de la mayoría de los vehículos y el costo en combustible es muy grande. Pero en su casa ellas se dan la gran vida. Madre e hija son gorditas y cuando una de ella consigue un hombre para que se folle su coño, comparten entre las dos la polla del afortunado. Obviamente es algo que no es problema para ningún tío porque es como una oferta de dos por uno que no esperabas.

Detalles del vídeo

Duración: 08:04
Visualizaciones: 12.055 lecturas